8.2 C
Córdoba
InicioTecnologíaPulseada entre Cristina y Massa por los lugares en las listas ya...

Pulseada entre Cristina y Massa por los lugares en las listas ya anticipa una difícil convivencia en el Congreso

El cierre de las listas a diputados y senadores repitió un clásico de la política argentina: peleas y discusiones «a cara de perro», como paso previo a las fotos con sonrisas y apelaciones a la unidad. Y en el peronismo, la difícil unidad lograda con la fórmula Massa-Rossi tuvo su complemento con una dura puja en la que cada sector trata de posicionarse para el 10 de diciembre, ya sea que les toque estar en el poder o en la oposición.

No fue hasta minutos antes del plazo final que se definió el armado final, sobre todo en la crucial provincia de Buenos Aires, que renueva su representación en el Senado y que pone en juego 35 bancas de diputados.

Lo que quedó en evidencia desde el inicio es que a Cristina Kirchner no le resultaría fácil repetir su estrategia de 2015: en aquel momento, como compensación por aceptar a regañadientes la candidatura de Daniel Scioli, la entonces presidenta había armado una nómina de candidatos donde abundaban los militantes de La Cámpora y quedaban en minoría los sciolistas. El mensaje de la líder era claro: Scioli podría ser presidente pero no iba a tener el control del Congreso, lo cual lo obligaría a negociar con el kirchnerismo cada decisión de gestión.

Ocho años más tarde, hubo un amague de querer la repetición de esa experiencia: los negociadores kirchneristas plantearon que les correspondía tener una mayoría de lugares en las listas a modo de compensación por no tener un representante en la fórmula presidencial. Pero tanto en el sector de Sergio Massa como en el de los fieles a Alberto Fernández se resistieron a que el kirchnerismo quedara sobre representado.

El resultado, entonces, es una lista que aparece relativamente «mezclada», y donde junto a fieles a Cristina, como el sindicalista Paco Manrique, la directora de PAMI Luana Volnovich y el diputado Rodolfo Tailhade, aparecen albertistas como Victoria Tolosa Paz y Santiago Cafiero, y también una dirigente de confianza total de Massa, como Cecilia Moreau.

En la elección de 2019, el Frente de Todos obtuvo 20 diputados por la provincia, pero en las legislativas de 2021 sólo reeligió a 15. Dado que ahora el panorama está más repartido por la irrupción del partido de Javier Milei, la cantidad probable de diputados que logre el peronismo volvería a rondar los 15, suponiendo que se den los resultados que anticipan las encuestas.

La fractura del bloque peronista en la aprobación del acuerdo con el FMI sienta un precedente de los posibles

La fractura del bloque peronista en la aprobación del acuerdo con el FMI sienta un precedente de los posibles desacuerdos en una eventual presidencia de Massa

El kirchnerismo asegura lugares clave

La primera conclusión, entonces, es que el bloque legislativo del peronista tendría un reparto relativamente parejo entre quienes mantendrían la subordinación a un eventual presidente Massa y quienes seguirían fieles a Cristina Kirchner.

Donde sí ella obtuvo logros importantes fue en dos puestos clave: los primeros puestos en las dos listas de la provincia de Buenos Aires y el de diputados de la Ciudad. En el primer caso los cargos eran bastante previsibles: Máximo Kirchner liderando la nómina de diputados y el «bajado» candidato presidencial Wado de Pedro al senado, secundado por otra kirchnerista, Juliana Di Tullio. En el caso de CABA, la lista es encabezada por Paula Penacca, dirigente de La Cámpora.

Esto pone al kirchnerismo en la situación de obtener la presidencia de la cámara de Diputados y probablemente la dirección del bloque legislativo peronista en el Senado. El posible cargo de Máximo no se trata de un título apenas simbólico sino que tiene manejo de resortes de poder, además de amplio presupuesto. No por casualidad, fue el lugar que hace cuatro años eligió Massa a cambio de su apoyo a la fórmula Alberto-Cristina.

Con el reparto de lugares en las listas, ya pueden vislumbrarse los posibles escenarios futuros. Si Massa resulta elegido, entonces deberá enviar sus proyectos a un Congreso que será manejado por Máximo Kirchner y Agustín Rossi, y en el que Wado de Pedro jugará un rol gravitante.

A la hora de contar los votos, Massa no quedaría en una situación de dependencia, porque se aseguró que las nuevas listas no tuvieran un exceso de cristinismo, pero tampoco podrá gozar de una independencia absoluta con mayoría propia asegurada.

Dicho en otros términos, si ocurriera una situación en la cual se produjera una divergencia interna, puede tener a más de un tercio del bloque peronista en contra. No sería una situación sorpresiva, por cierto, y el antecedente más claro al respecto es la votación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, al que el kirchnerismo se opuso. En aquella ocasión, de los 118 diputados del Frente de Todos, 28 kirchneristas votaron en contra y 13 se abstuvieron, lo cual dejó a Alberto Fernández en la necesidad de negociar con Juntos por el Cambio para que el proyecto tuviera aprobación parlamentaria. Una tarea, dicho sea de paso, en la que el rol de interlocutor con la oposición le correspondió a Massa.

¿Puede repetirse esa situación en la eventualidad de una presidencia de Massa? En el peronismo todos creen que hay muy altas probabilidades de que eso ocurra, y la fiereza con la que se negociaron los lugares de las listas son una prueba de ello.

Más allá de la alianza que en los últimos meses tejieron Cristina y Máximo con el ahora candidato, a nadie escapa que en la base militante kirchnerista hay desilusión y expresiones de rechazo por la nueva fórmula. Y que ante la necesidad de tomar medidas «de ajuste», habrá presión para que el bloque K en el Congreso se diferencie de la corriente que apoya a Massa.

En ese caso, se repetiría la situación que le tocó en momentos clave a Alberto Fernández -y a Mauricio Macri durante toda su gestión-: es decir, negociar con la oposición para compensar los votos que reste el kirchnerismo.

Con el primer lugar en la lista de diputados del peronismo bonaerense, Máximo Kirchner se posiciona como posible presidente de la Cámara de diputados si el peronismo gana la elección

Con el primer lugar en la lista de diputados por Buenos Aires, Máximo Kirchner se posiciona como posible presidente de la Cámara de diputados si el peronismo gana la elección

Por lo pronto, Cristina ya planteó una serie de condiciones para que el nuevo presidente cuente con su apoyo, y entre ellas destaca una dura renegociación del acuerdo con el FMI, que supedite los pagos de Argentina a la obtención de un superávit comercial, algo que difícilmente el organismo acepte.

Por otra parte, la líder kirchnerista mantiene su prédica para encontrar una solución definitiva al «problema de la economía bimonetaria», con una insinuación de que se requeriría mayor intervencionismo estatal sobre el comercio exterior y una prolongación en la vigencia del cepo cambiario. Es decir, temas controversiales y con posible desacuerdo interno.

Un peronismo en la oposición, ¿fractura segura?

Pero claro, también está la eventualidad de que Massa pierda. Es, de hecho, la que los encuestadores ven hoy como más factible.

En ese caso, lo que inmediatamente pasaría a estar en disputa sería el liderazgo de la oposición. Un Massa derrotado y sin cargo que ocupar en el Congreso tendría el desafío de mantener la cohesión de los legisladores peronistas desde el llano.

No sería igual la situación de Cristina Kirchner, que quedaría menos golpeada por la derrota electoral y que mantendría su cuartel general en la provincia de Buenos Aires, donde todo indica que Axel Kicillof no tendrá problema para ser reelecto.

Existe, desde ya, la posibilidad de que una oposición peronista se fragmente, de la misma manera que ocurrió en el período macrista, entre una facción que preste gobernabilidad -generalmente a cambio de asistencia financiera a las gobernaciones provinciales- y otra que mantenga un perfil de oposición dura.

Todo indica que el kirchnerismo adoptaría un perfil confrontativo desde el primer día. En cambio, no está tan claro qué postura adoptarían Massa y los legisladores del peronismo «no K», en especial si el elegido como presidente resultara ser Horacio Rodríguez Larreta.

Lo que es seguro es que los gobernadores provinciales del peronismo, que han dado sobradas muestras de pragmatismo en caso de necesidad, no tienen inconveniente para sentarse a negociar. Y se trata de gobernadores que, llegado el caso, pueden ser gravitantes en el voto del Senado, como ya quedó demostrado cada vez que Macri necesitó aprobar leyes difíciles, como el acuerdo con los «fondos buitre» o la reforma jubilatoria.

Falta mucho, claro. En la Argentina de hoy muchas cosas pueden cambiar en un semestre. Pero en Unión por la Patria todos son ajedrecistas que plantean jugadas con antelación. La puja por los lugares en el Congreso demuestra que se está pensando en todos los escenarios.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS