10.2 C
Córdoba
InicioEspectáculosAdrián Suar, Griselda Siciliani y Jorgelina Aruzzi: ventajas de trabajar con la...

Adrián Suar, Griselda Siciliani y Jorgelina Aruzzi: ventajas de trabajar con la ex y la mejor amiga

Hay algo en este trío -en rigor es un quinteto- que trasciende la escena. Adrián Suar, Griselda Siciliani y Jorgelina Aruzzi protagonizan Felicidades, junto a Benjamín Vicuña y Peto Menahem en el Nacional. Y el título de la obra, no puede ser más oportuno: ellos dicen ser felices y no es sólo porque dos días antes del estreno del jueves 16 de mayo ya habían agotado las funciones de las tres primeras semanas.

Es el encuentro de todos con todos, ya que nunca habían actuado juntos en teatro, aunque sí por tándem en la tele. Indudablemente, generó gran expectativa el regreso de Adrián y Griselda como pareja… de ficción. Separados desde 2016, se conocieron y se enamoraron en la segunda temporada de Sin código (2005), fueron papás de Margarita en 2012, y no habían vuelto a compartir trabajo.

En Felicidades brillan como Julián y Felicitas, un matrimonio de abogados que no se reconocen en crisis hasta el accidentado cumpleaños de ella, que recibe la inesperada visita de una amiga de la secundaria (Aruzzi) que ni siquiera estaba invitada, su novio (Vicuña), además de un peculiar médium (Menahem).

Faltan dos horas para que se levante el telón. Adrián, Griselda y Jorgelina se acomodan en el vip del teatro como si fuera el living de sus casas, dispuestos a charlar, reírse y pasarla bien. Él, sentado en el medio de las dos, organizó una merienda tardía, algo así como un brunch rico y saludable, que ellas refuerzan con unos sanguchitos.

-Todos tienen una trayectoria importante, se conocen muchísimo, de hecho, acá están una ex pareja y dos amigas, pero es la primera vez todos juntos. ¿Cuáles son las sensaciones?

Aruzzi: Me parece que este quinteto fue lo más atractivo, me copa mucho porque estás tantas horas conviviendo que hay que elegir muy bien a los compañeros. Este proyecto es genial desde el guion y la dirección, pero hay algo que tiene que ver con el compañerismo y es que me resultaba muy divertido encontrarnos en el escenario todos los días. Ahora que empezamos ya no (risas).

Siciliani: Cuando Adri me llamó la primera vez…

Suar: Convocó me gusta más…

Siciliani: Sí, cuando me convocó…

Como Como «Doña Flor y sus dos maridos», pero al revés. Siciliani, Suar y Aruzzi hacen «Felicidades» en el Teatro El Nacional. Foto: Martín Bonetto -Llamar puede significar que hablan de asuntos más personales…

Siciliani: No, no, no. Cuando me convocó, me nombró a los actores y no sé si estaban todos ya, pero sí me dijo que era trabajar con él y Jor, que es una de mis mejores amigas de la vida.

Aruzzi: Ya habíamos hemos hecho Pura sangre (la obra de teatro que escribieron). Y en tele, Educando a Nina. Y con Adrián, fuimos hermanos en la serie Los Protectores.

Buenos actores y algunos mejorando

-En tu rol de productor convocaste a Griselda y a Jorgelina para asegurarte que al ser amigas no ibas a tener disgustos, por ese mito de que las mujeres somos problemáticas…

Suar: Lo primero que busco son buenos actores y actrices. Yo ya sabía con quién quería estar, ya había hablado con Gri y pensamos en el quinteto cuando empezamos a armarla con Mariano Pensotti, el autor y a cargo de la puesta en escena, y Daniel Veronese, el director. Y cuando armás una obra y la vas gestando es mucho más fácil ponerle la cara. Decís ¡qué bueno si estuviese Jorgelina!, porque conocés las características de qué tipo de actriz es.

Aruzzi: No sé si eso es bueno. Ahora ya sé la letra… (risas)

Suar: ¡Extraordinaria! Ellas son actrices extraordinarias, me divierto mucho y yo soy como un vampiro, cuando tengo buenos compañeros al lado, actrices y actores, como ellas o Benja y Peto, mejoro. No es el caso (más risas).

Siciliani: Lo de las mujeres no coincido para nada, es una falacia, porque siempre me he llevado muchas más amigas que amigos en los elencos. La mayoría de mis amigas más cercanas son actrices: Jorgelina, Carla (Peterson), Gloria (Carrá), Muriel (Santa Ana)…

Suar: Debo reconocer que como productor he tenido más problemas o más choque con varones que con mujeres. Choques de esos que decís “por favor, sáquenlo de este elenco ya”, me ha pasado con dos varones, nunca con mujeres.

Julián y Felicitas (o Adrián Suar y Griselda Siciliani), la pareja que recibe a una compañera de la secundaria que llegó sin invitación.Julián y Felicitas (o Adrián Suar y Griselda Siciliani), la pareja que recibe a una compañera de la secundaria que llegó sin invitación.-Jamás conoceremos los nombres.

Suar: Algunos lo saben. Pero he vuelto a trabajar con ellos, tampoco es para tanto.

Siciliani: Con Adri habíamos trabajado juntos en la serie Sin código, recién nos conocíamos, o sea que tampoco teníamos tanta confianza y después nunca más trabajamos juntos. Entonces tampoco sabíamos cómo iba a ser la química de trabajo o la manera -y menos en un escenario- porque eso sí no habíamos tenido nunca, y la verdad fue como si hubiésemos trabajado mil veces ¿no? (Suar asiente).

¿Y sabés lo que tiene el teatro también? Que vos lees una obra y ya sabés, no es que te va llegando de a un capítulo como en una serie y a ver que me toca acá, que me toca allá. Es como una película, vos ya sabés qué rol te toca (y mirando a Adrián, acota): Estoy hablando más para que termines ese tecito… (risas).

Suar: Sí, pero yo puedo hacer las dos cosas. (más risas)

Siciliani: Y Adrián es muy… ¿puedo hablar bien de vos?

Suar: ¡Obvio!

Siciliani: Porque después él nos tira muchas flores y nosotros no tanto (siguen las risas). Él es un gran líder, es el productor y es un compañero más del elenco. Adrián genera muy buen clima y si algo está por ponerse medio rancio con él no hay posibilidad de que las cosas se pongan feas del todo. Yo sé que lo hace a conciencia. Digo que te sale naturalmente, es tu personalidad. (lo mira).

Suar: Sí, porque además es ideológico. Siento que no me asusta la pelea, me neurotiza la pelotudez artística, pero el intercambio de discusión artística me divierte. De chico aprendí que es muy importante el clima de trabajo, no me gusta el maltrato. Si nos tenemos que gritar un rato no pasa nada en términos artísticos, pero a una determinada edad, por lo menos la mía, (¿la tercera?, chicanea Aruzzi) quiero pasarla bien.

En escena: Adrián Suar, Peto Menahem, Griselda Siciliani, Benjamín Vicuña y Jorgelina Aruzzi, el elenco de En escena: Adrián Suar, Peto Menahem, Griselda Siciliani, Benjamín Vicuña y Jorgelina Aruzzi, el elenco de «Felicidades».

Invitados no deseados y el morbo de los ex

-En sus vidas personales, ¿qué pasaría si a su cumpleaños caen invitados que no fueron invitados, como en “Felicidades”?

Siciliani: Yo no podría hacer lo que hace mi personaje, que primero es un poco amable y cortés. No, yo me vuelvo loca. Si me cae alguien que no invité, no le abro ni la puerta, soy mucho más fóbica.

Aruzzi: Yo ni lo festejo (risas). ¡Me voy de viaje! No, es un chiste… Me gusta festejar, pero también me da nervios ser buena anfitriona, un cumpleaños es casi como un estreno. Y si viene alguien que no invité, a menos que no lo soporte, está todo bien.

Suar: Difícil que alguien que no haya invitado venga a mi fiesta, puede pasar sí, pero no creo que lo deje entrar si no está invitado. Lo que sucede en Felicidades es que es alguien que conoce, pero no invitó, se metió en la casa casi de prepo y no la podemos sacar. Creo que la gente se va a divertir mucho, se va a sorprender, tiene muchos puntos a favor, buenos actores, un buen texto y una escenografía que también es protagonista.

-Hoy necesitamos reírnos, y mucho.

Suar: Soy un abanderado de la comedia, me gusta y me parece muy difícil. Yo estaba preocupado no por hacer reír solamente, sino por hacer una muy buena obra.

Siciliani: El otro día no sé quién nos decía, no sé si fue Peto, que entre nosotros cinco podríamos haber hecho algo mucho más fácil y más barato, e igual hubiera salido bien. Sin embargo, se apostó a la calidad, a una tremenda producción y a contar una historia. Fue subir la apuesta y no quedarnos en lo que igual hubiese funcionado, por el encuentro de los actores o por la reunión de nosotros dos (habla mirando a Adrián).

Jorgelina Aruzzi, Griselda Siciliani y Adrián Suar. Ellas son mejores amigas. Siciliani y Suar tienen a Margarita, una hija de 11 años.Jorgelina Aruzzi, Griselda Siciliani y Adrián Suar. Ellas son mejores amigas. Siciliani y Suar tienen a Margarita, una hija de 11 años.-Decís por “la reunión de nosotros dos”. ¿Cómo manejan esta expectativa -algo de morbo tal vez- por este encuentro a tantos años de su separación? ¿Lo charlaron en terapia o entre ustedes?

Suar: Particularmente no siento eso, porque nunca fuimos una pareja mediática, entonces no tengo el imaginario: “Vuelven a juntarse”, no lo tengo en mi cabeza porque no tengo escenas armadas para completar eso. Somos dos ex actores (risas), dos actores, una ex pareja de actores que vuelven a actuar juntos. Entiendo la pregunta, pero yo voy al encuentro de una comediante, de una actriz, y a disfrutarla en el escenario.

Siciliani: Hay muchas cosas que conspiran a favor de que no exista tanto morbo. Una es que nos separamos hace ocho años, no el año pasado, pasó una vida en el medio. Otra es esto que dice Adri, nunca hicimos prensa de nuestra pareja ni antes, ni después, ni separados, o sea, siempre funcionamos muy independientemente. Sí creo que somos actores queridos por la gente, Adrián es muy querido, lo comprobamos todo el tiempo.

Estamos muy entrenados como sociedad y culturalmente a que la norma es llevarte mal con tu ex pareja, incluso si comparten hijos. Nadie se sorprende cuando te dicen: “Che tal y tal están en un litigio por el hijo”. Y nadie dice: “¿Qué?, ¿cómo puede ser?”. Ahora si decís que vas a trabajar con el papá de tu hija: “¡¿En serio?!”.

Debería ser lo más común que con alguien que tenés hijos haya un cariño, un respeto, una confianza y, en ese sentido, me da cierto orgullo poder mostrar un modelo con el que me siento representada.

Suar: Además, ¡la hija que tuvimos! ¡Margarita!

Siciliani: Nosotros no careteamos nada, de verdad nos llevamos bien.

Aruzzi: Son compañeros y fueron compañeros.

Siciliani: Sí, no somos amigos, somos familia y somos buenos compañeros de la vida y funcionamos bien criando a una hija.

Suar: Coincido.

Siciliani: Jorgelina da el ejemplo también, lo que pasa que el papá de su hija (Ámbar) no es actor, pero también tienen una relación muy hermosa.

Aruzzi: Es productor de noticiero (Pablo García), no me convoca, jajaja. Pero sí, nos llevamos súper bien y se cultiva eso también. Cuando te separás por ahí queda un poco tirante la cosa, pero hay que aceptar esa relación nueva.

Vínculos familiares

Adrián Suar y Griselda Siciliani dicen no ser amigos, pero sí buenos compañeros. Y disfrutan trabajar juntos.Adrián Suar y Griselda Siciliani dicen no ser amigos, pero sí buenos compañeros. Y disfrutan trabajar juntos.-¿Qué opina Margarita de este reencuentro actoral?

Aruzzi: ¡Marga vino a los ensayos!

Suar: Me da mucha alegría poder hacer esto. Es lo que dice Gri, obviamente hay ex parejas que no pueden generar este vínculo familiar, yo entiendo a veces los vínculos rotos, no es fácil, no siempre sucede, porque depende de las características de las personas.

Siciliani: Obvio, pero yo lo que digo no es que debería ser así, porque tengo amigas que tienen un hijo con alguien que decís: “Ah, pero es un pelotudo, está bien que se lleve mal”. Pero si más o menos son dos personas buenas no tiene por qué ser así.

Suar: Yo la siento familia a Gri. Una tía mía (risas).

Siciliani: ¡La tía sos vos! (carcajadas).

Suar: ¡Claro! Yo la siento recontra familia. Criamos una hija y estoy muy feliz con la madre que le tocó. La buena convivencia es un problema menos para mi cabeza. Y para la cabeza de Margarita. La tranquilidad moral, emocional y de conciencia es clave para tener un buen vínculo con su mamá y ella conmigo. Hoy tiene casi doce, pero me juego a que el día de mañana Margarita recordará que nos vio trabajar juntos.

Siciliani: Para ella fue lo más natural del mundo, ninguna sorpresa.

Suar: A veces, los chicos pagan las consecuencias de un mal vínculo entre sus padres. Y, en ese sentido, para mí el capital más grande que tenemos es que los dos tratamos de dar un ejemplo de civilización.

Siciliani, Suar y Aruzzi cuentan que la idea de la obra Siciliani, Suar y Aruzzi cuentan que la idea de la obra «Felicidades» es hacer reír. Foto: Martín Bonetto-De hecho, no te pasó lo mismo con tu anterior pareja…

Suar: Son temas distintos. Yo también estoy mejor de lo que estaba en aquel momento.

Siciliani: Se hace lo que se puede también.

Suar: Sí, se hace lo que se puede. Obviamente cuando empezamos a trabajar juntos sabíamos que se vendrían preguntas: “Che, ¿cómo se llevarán?”. Eso me causa gracia.

Siciliani: Nosotros nunca hacemos morbo de eso, ninguno de los dos nunca se hace el suspicaz ni el pícaro. “Ay, ¿volverán?, ¿no volverán?”. Siempre somos claros. No manipulamos nunca eso. “¿Vuelven?” No, siempre decimos eso, no hacemos un juego.

-Y si vuelven no nos vamos a enterar.

Siciliani: No vamos a volver.

Aruzzi: ¡Y yo no hablo de colegas! (risas).

-Les traslado a sus vidas personales una pregunta planteada en la obra: ¿cómo es proponerse ser feliz antes de que sea demasiado tarde?

Aruzzi: La felicidad es por momentos. Hay que tener momentos felices y después bueno, la vida te trae otros que no lo son… Hay que generar los momentos felices, solos no vienen.

Siciliani: Yo sí creo que a veces vienen solos. Y además pienso que son muchos más los momentos felices, por lo menos en mi caso, en nuestro caso, que tenemos vidas hermosas.

Aruzzi: Sí, tenemos todo. Y la felicidad no está tan lejos.

Siciliani: Claro, como el hecho de trabajar con amigos, hacer lo que nos gusta, tener esta profesión hermosa que es todo el tiempo estar cambiando. Hablábamos el otro día con Pilar Gamboa cuando estábamos haciendo una escena para una serie y decíamos: “Qué maravilloso que todo nuestro foco y nuestra energía vital está puesta en algo que es un juego, haciendo de otras personas”. Hay algo de eso que es un privilegio absoluto y es un delirio que nos lo tomamos naturalmente porque nos dedicamos a esto hace mucho tiempo, pero que es un delirio muy positivo.

Suar: Igualmente, en los momentos de felicidad, opino como Jorgelina es como la ruleta a veces te sale, a veces te sale el 17 y te sale el 17… (la desgracia) Yo no tengo foco en la felicidad, lo que si estoy atento y sí me doy cuenta de qué momentos de no felicidad no quiero vivir, donde no quiero estar feliz.

-Los veo así sentados y pienso en “Doña Flor y sus dos maridos”, pero a la inversa.

¡¡¡Ahhhh!!! (los tres)

Suar: Lo decís y se me pone la piel…

Siciliani: Podemos hacer la adaptación de Doña Flor…

Suar: ¡Me encanta! Pero para mí ella tendría que ser el hombre (la señala a Griselda).

Aruzzi: ¡¡¡Y nosotros las mujeres!!!

Suar: ¡Yo ya doy un poco! (risas) ¿Por qué no? Yo siempre pienso en hacer un buen espectáculo y disfrutarlo, hoy nos pasa en Felicidades y eso es lo más importante.

Información

Felicidades se presenta en el Teatro El Nacional Sancor Seguros (Corrientes 960, CABA) jueves y viernes a las 20.30; sábados, a las 20 y 22.30; y domingos a las 20. Elenco: Adrián Suar, Griselda Siciliani, Jorgelina Aruzzi, Benjamín Vicuña y Peto Menahem Guion y puesta en escena: Mariano Pensotti. Dirección: Daniel Veronese Producción general: Adrián Suar y Preludio Producciones.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS