10.2 C
Córdoba
InicioEspectáculosA solas con Harrison Ford: a los 80 se despide de Indiana...

A solas con Harrison Ford: a los 80 se despide de Indiana Jones y dice que no le preocupa la edad, la disfruta

Y no, uno nunca podrá acostumbrarse a tener tan cerca a un ídolo como Harrison Ford. Eramos chicos cuando Han Solo disparaba su pistola láser o piloteaba el Halcón Milenario al lado de Chewbacca. Y ya adolescentes cuando Indiana Jones corría en una cueva peruana para escapar de una bola enorme que podía aplastarlo, en un prólogo que cambiaría la manera de iniciar las grandes producciones de Hollywood, los blockbusters del presente.

Pasaron ya casi 42 años del estreno de Los cazadores del arca perdida, y Harrison Ford vuelve a ser el intrépido aventurero y arqueólogo, peleando con los nazis. Pero seguro que cuando presentó la primera de Indiana, no estaba vestido de manera tan formal como en el Festival de Cannes, donde recibió a Clarín.

Porque ¿cuántas estrellas de Hollywood llegan a la entrevista, hoy por hoy, vestidos de traje?

Harrison Ford, a casi 42 años de estrenar

Harrison Ford, a casi 42 años de estrenar «Los cazadores del arca perdida». «Quería que una película ambiciosa fuera la última», le dijo a Clarín. Foto Disney
Harrison lleva puesto uno gris, con camisa celeste y corbata azul. En el bolsillo del saco asoma un pañuelo igualmente azul, con pintitas blancas. Los zapatos bien lustrados, son negros. Cuando se sienta, se deja el botón superior del saco abrochado.

Tiene un reloj de plata en su muñeca izquierda, cerca de su grueso anillo plateado en el dedo anular.

Y sí: tiene esa marca, esa cicatriz que a Indy se le formó en la niñez, cuando lo interpretó River Phoenix, el hermano mayor de Joaquin, fallecido.

En la première estadounidense, en Los Angeles. La película estrenó el jueves en la Argentina, y este viernes en Estados Unidos. Foto Reuters

En la première estadounidense, en Los Angeles. La película estrenó el jueves en la Argentina, y este viernes en Estados Unidos. Foto Reuters
Esta será la última aventura de Ford con el icónico sombrero y su látigo, en la película que transcurre mayormente en 1969 con el telón de fondo de la carrera espacial.

Por más que lagrimeara en la premiere de Indiana Jones y el dial del destino, que acaba de estrenar en la Argentina, un día después Harrison Ford es el mismo tipo duro al que entrevistamos varias veces. El que, cuando daba notas por Enemigo íntimo (sí, la película en la que se peleó a muerte con Brad Pitt, y que coincidía con el 20º aniversario del estreno de la primera de Star Wars, decía que no quería saber nada de Star Wars… Y años después cobraría una millonada para volver a interpretar a Han Solo en media película.

Ford es amable, pero también categórico al mostrarse cero nostálgico. Ya lo notarán en sus respuestas, o al menos en el inicio de ellas, porque luego sonríe y sigue respondiendo.

Agradeciendo los aplausos al público antes de recibir la Palma de Oro Honorífica en el reciente Festival de Cannes. Foto AFP

Agradeciendo los aplausos al público antes de recibir la Palma de Oro Honorífica en el reciente Festival de Cannes. Foto AFP
Harrison Ford cumplirá 81 años el 13 de julio. Y si entra caminando de manera cansina a la suite del Hilton en Cannes, reservada para la entrevista, bueno, por supuesto que es comprensible. Lo mismo su tono de voz, que no es ostentoso, pero tampoco un hilito. Su famoso gruñido ronco no se escuchará en vivo y en directo.

-Se te vio muy emocionado en la première en la Sala Lumière.

-Sí, bueno, no me imaginé lo emocional que sería. De vez en cuando estos eventos me recuerdan la suerte que tengo en mi carrera. Yo también debo despedirme de uno de mis personajes icónicos. Oh, no, no es un adiós. Es, ya sabés, Sayonara… Sí, que tengas un lindo día. Ya nos veremos. Y no habría tenido ese sentimiento si no hubiéramos hecho esta película, porque esta semana, aquí en Cannes, hemos completado el círculo.

Siempre tuve la ambición de ver, desde que empezamos con el personaje, que no era tan físico y tan basado en el tipo de pasiones de la juventud. Un tipo con el que has pasado 40 años de tu vida en la pantalla. Y no necesitamos ajustar la historia para adaptarla a la edad del personaje.

Con Phoebe Waller-Bridge (

Con Phoebe Waller-Bridge («Fleabag»), a quien trató de «dama» y maravillosamente. Foto Reuters
Pero no seamos tímidos al respecto. Seamos sinceros. Usemos esto. Y las relaciones que Indy a menudo ha tenido en el pasado, han sido como arreglos terciarios y temporales, excepto la que conlleva con la pérdida de su hijo. Pero esta relación con su ahijada (Phoebe Waller-Bridge, de Fleabag) fue algo así como fundamental para completar su humanidad. Porque no se basa en una simple atracción física, aunque podría haberlo sido.

Diferencia de edad

Pero la diferencia de edades es, ya sabés, una palabra apropiada, sabiamente elegida, es jodidamente apropiada. Pero la historia que se desarrolló para que Phoebe y yo interpretáramos es una de verdadera fuerza emocional. Y sí, teníamos fuerza emocional en las otras películas, pero no del todo de este sabor. Y entonces, siento que siempre quise que esta película sucediera, porque simplemente no habíamos dado la vuelta a la esquina con este personaje hasta ahora. Estoy muy, muy feliz de que hayamos tenido la oportunidad de hacerlo.

Qué bien se te ve. Como un Indy rejuvenecido en el prólogo de

Qué bien se te ve. Como un Indy rejuvenecido en el prólogo de «Indiana Jones y el dial del destino».
-¿Por qué hacer otra película de Indiana Jones, filmada cuando rondaba los ochenta?

-Quería que una película ambiciosa fuera la última. Y no quiero decir que no hayamos hecho películas ambiciosas antes, eran ambiciosas de muchas maneras diferentes. Pero no necesariamente tan ambicioso con el personaje como quería que fuera el último.

Lejos del retiro

Ford se despide de Indiana, pero no de la actuación. Está, tal vez, más ocupado que nunca últimamente, con papeles tanto en el cine y el streaming. Será Thaddeus «Thunderbolt» Ross en el Universo Cinematográfico de Marvel en Captain America: Brave New World del año que viene.

«Puedo inventarte alguna mierda, pero no quiero hacer eso.», respondió a si compara a Indy con Han Solo, o Deckard, de «Blade Runner». Foto EFE
También protagoniza con Helen Mirren 1923, la precuela de Yellowstone que se transmite por Paramount+, y tal vez reciba una nominación al Emmy por su papel en Shrinking, en Apple TV+, un día antes de su cumpleaños. Y ambas series fueron renovados para una segunda temporada, así que….

-Has tenido muchos personajes icónicos, primero Han Solo en «Star Wars», Indy, y Deckard, en «Blade Runner». ¿Cómo compararías a los tres?

En la primera de

En la primera de «Star Wars», como Han Solo. A su lado, quién sino su fiel compañero Chewbacca.
-No lo hago en absoluto. Porque soy yo. Yo trabajo aquí, esto no es un ejercicio intelectual para mí. No me quedo sentado pensando en eso, en comparar una película con otra. Puedo inventarte alguna mierda, pero no quiero hacer eso. No voy a decírtelo. Yo solo he tenido la suerte de tener todo este rango de experiencia, y mi interpretación de eso está en la pantalla, permanece y se queda.

-Fuiste dirigido en cuatro películas por Steven Spielberg. Ahora, ¿James Mangold qué aporta de nuevo a tu personaje, a la película? ¿Y cómo creaste esa química con Phoebe en la pantalla?

-No supe que alguno de nosotros hiciera química, ¡es ciencia!, ja. Y no, no soy científico, pero te puedo decir que era simplemente una cuestión de entendernos, casi cinético y visceralmente. Y nos conocimos por primera vez en la oficina de Jim. No sé si Phoebe había decidido por completo si iba a hacer o no la película.

Phoebe interpreta a la ahijada de Indy.

Phoebe interpreta a la ahijada de Indy. «La diferencia de edad es jodidamente apropiada», dijo Harrison, famoso por utilizar «malas» palabras.
Pero yo, cuando leí el guion por primera vez, y había visto el trabajo de Phoebe, sentí que su presencia iba a salir de la pantalla y dije, quiero que esta dama interprete este papel. Y Kathy (Kennedy, la presidenta de Lucasfilm) me dijo “Oh, bueno, acabo de cenar con ella hace dos noches, y le di el guion”. Hay algo muy específico y una locura en la actuación de Phoebe en esta película. Hay una gracia que trae a situaciones emocionales que no habíamos tenido tal vez tanto en la receta en el pasado. Así que para mí, fue como real.

-Volvamos a lo que fue confiar en un director nuevo y qué le aporta al personaje.

-Jim es un cineasta apasionado. Tiene unas ideas muy claras y fuertes, ideas valiosas. Cuando Steven (Spielberg) gentilmente entregó las riendas a Jim, Jim asumió una responsabilidad, la responsabilidad de desarrollar una historia que fuera una que él pudiera conectar emocionalmente. Steven fue muy generoso al respecto, por más que te confieso, ha estado presente en esta película, así como en todas las demás.

La presencia de Steven Spielberg

Y fue una fuerte presencia. Jim reconoce que esperaba que aprendiera mucho de Steven. Y viendo las películas de Steven, creo que todos lo hacemos. Steven no esperaba una imitación, o una reiteración. Quería la pasión de Jim, la inversión personal de Jim. Y ése es el guion que se desarrolló, creo, el que nos abrió todas las mismas puertas y algunas más. Yeah.

Con Mads Mikkelsen en la conferencia de prensa en Cannes. El danés es el villano nazi. Por la escena en el tren, en la que le pega, se arrancó un músculo. Foto EFE

Con Mads Mikkelsen en la conferencia de prensa en Cannes. El danés es el villano nazi. Por la escena en el tren, en la que le pega, se arrancó un músculo. Foto EFE
En un momento de El dial del destino, Indy está peleando cuerpo a cuerpo con el villano nazi en un tren a toda velocidad. Le pone su sombrero en la cara antes de golpearlo, como para sorprenderlo. Fue idea suya (el mito indica que desenfundar la pistola y matar al hombre del machete en Los cazadores del arca perdida, también fue suya).

Pero algo debió debilitar su hombro, porque cuando sostuvo su sombrero en la cara de Mads Mikkelsen y retiró su mano para dar el golpe, Ford se arrancó el músculo subescapular en su hombro derecho. El rodaje debió suspenderse dos semanas y Ford tuvo que esperar seis semanas para regresar a la filmación.

-Uno de los temas principales de la película es el tiempo. ¿Cuál es tu relación con el paso del tiempo?

-Bueno, lo estás viendo. Vos te ves genial.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS