9.6 C
Córdoba
InicioEconomíaLos dólares paralelos se aplacaron en junio, pero podrían reactivarse en las...

Los dólares paralelos se aplacaron en junio, pero podrían reactivarse en las próximas semanas


Los economistas no descartan cierta volatilidad pero apuestan a una brecha controlada por lo menos hasta las PASO

Aunque en el mercado confían en que Sergio Massa, ahora en su doble rol de ministro de Economía y precandidato a presidente, redoble los esfuerzos para mantener calmo al dolar por lo menos hasta las PASO en agosto próximo, la fragilidad de las reservas y la incertidumbre propia del tiempo electoral le ponen un posible freno a la «pax cambiaria» que se logró a fines de abril, luego de la disparada del blue.

En junio, el Banco Central volvió a actualizar su ritmo de devaluación del dolar oficial para mantenerlo más o menos cerca de la inflación esperada. Mientras que en el segmento regulado el BCRA dejó correr a la moneda estadounidense a un ritmo de 7,3% mensual, las cotizaciones libres se movieron con una suba de 3,5% en el caso de los dólar financieros, en tanto que el blue permaneció casi planchado.

A casi 40 días de las PASO, en la City monitorean de cerca la evolución de las reservas, como el principal factor que puede desencadenar un movimiento alcista del tipo de cambio paralelo. Luego del pago al FMI oficializado el viernes, las arcas del Banco Central cayeron varios escalones y quedaron por debajo de los US$ 28.000 millones, un nivel que no veían desde marzo de 2016.

Desde hace meses, los analistas advierten por la situación de las reservas netas, los dólares «de libre disponibilidad» que tiene el organismo que preside Miguel Pesce para hacer frente a cualquier evento de tensión cambiaria. Luego del pago al Fondo y por el diario saldo negativo que la autoridad monetaria tiene por sus intervenciones en el MULC, las reservas netas habrían ya profundizado su rojo para llevarlo hasta los US$ 5.000 millones.

Con esta fragilidad, los analistas no descartan que la volatilidad pueda sentirse en el mercado paralelo, aunque creen que el ministro de Economía tiene los incentivos dados para usar «toda la artillería» y volver a estabilizar este frente. Santiago Manoukian, de Ecolatina, advirtió: «Por esta fragilidad cambiaria en cualquier semana los financieros pueden pegar un saltito, incluso el blue también, lo cual no significa que el Gobierno después no tenga la capacidad para poder controlarlo».

Para el economista la combinación de las pobres reservas, el exceso de pesos en el mercado y la falta de confianza en el programa económico es un combo que pone a prueba la estrategia de Massa. «Nuestro escenario base es que no se va a dar un salto cambiario en el paralelo similar al que tuvimos en julio del año pasado. No vemos elementos para que eso ocurra, pero sí podés tener volatilidad», dijo.

Los analistas descuentan que para mantener la brecha estable por lo menos hasta mediados de agosto, Sergio Massa deberá «sacar nuevos conejos de la galera». El economista de Cohen, Martín Polo, afirmó: «Creemos que hasta las PASO, y probablemente hasta octubre también, no va a haber salto cambiario. Esperamos que el BCRA establezca su ritmo de crawling peg para que vaya cerquita de la inflación«.

Polo explicó que «el backstage» del mercado cambiario implicará «un nuevo acuerdo con el Fondo y más restricciones cambiarias, algún que otro dólar, dólar soja y también un dólar diferencial para los importadores. Es decir, para mantener ese escenario de crawling peg creemos que el Gobierno va a hacer esas devaluaciones sin devaluar: dando diferentes tipos de cambio y reforzando el control de cambios«.

Por su parte, Salvador Vitelli, de Romano Group, coincidió que el dilatado acuerdo con el Fondo llegará este mes y eso dará cierto aire al frente cambiario. «Si el Fondo hace todos los desembolsos de todo el año en un mismo momento se va a terminar redundando en una mayor solidez», dijo y agregó: «Si se hiciese sólo el desembolso que tienen que hacer ahora, de US$ 4.000 millones que estaba previsto para junio, ahí veremos un escenario más frágil«.

De todas formas, Vitelli coincidió con sus colegas: «La gestión actual va a intentar mantener la brecha lo que sea posible en los términos de 90 y 110%«.

AQ

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS