8.2 C
Córdoba
InicioDeportesDe Maradona a Riquelme y Maxi Rodríguez: por el calendario, vergüenza o...

De Maradona a Riquelme y Maxi Rodríguez: por el calendario, vergüenza o prestigio, cómo se despidieron los cracks del fútbol argentino

En solo dos días, el fútbol argentino vibró y se emocionó con la despedida de dos de los máximos exponentes del siglo XXI: Maximiliano Rodríguez y Juan Román Riquelme. El punto en común entre ambos, la presencia de Lionel Andrés Messi en el Coloso Marcelo Bielsa y en la Bombonera. Cada uno a su estilo, fueron dos fiestas que serán difíciles de olvidar, con muchos protagonistas que se repitieron sábado y domingo.

Durante décadas, las estrellas se retiraban con la idolatría de los hinchas pero sin agasajos ni homenajes. Quedaba el recuerdo de su paso por el fútbol, por el equipo y nada más. Si una lesión los obligaba a abandonar el fútbol tempranamente, a lo sumo otros se juntaban para recaudar plata para ayudarlos económicamente.

Los partidos de despedida son marcas de estos tiempos. Y aunque son usuales, siguen siendo excepciones. Sólo para elegidos. Antes Norberto Alonso, Ricardo Bochini y Diego Maradona, por citar las tres primeras que suelen aparecer en la memoria de los futboleros, hubo dos glorias, uno de River y otro de Boca, que tuvieron su justo reconocimiento, con 13 años de diferencia. Además, aquí un repaso de otros partidos homenajes.

Angel Amadeo Labruna (1957)

1957. 19 de septiembre. Juegan River y Peñarol. Van 9’ del primer tiempo, remata Balseiro y Carlos Isola, arrodillándose junto a un palo, detiene con seguridad, luego el arquero se retira del campo y lo reemplaza Carrizo. ¡Cómo para no creer!… Es verdad. Esto mismo para no creer!… Es verdad. Esto sucedió ayer en el Monumental de Núñez -ex herradura pues la cuarta tribuna ya tiene formas y cemento en cantidad-. Carlos Isola se unió a Muñoz, Moreno, Pedernera y Loustau en el sencillo homenaje que el fútbol le tributó a Ángel Amadeo Labruna”.

Los integrantes de La Máquina, en el tributo a Labruna: Juan Carlos Muñoz, el Feo, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera y Félix Loustau.

Los integrantes de La Máquina, en el tributo a Labruna: Juan Carlos Muñoz, el Feo, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera y Félix Loustau.
Así comienza la crónica de Clarín del partido homenaje que tuvo Angel Labruna aún en actividad, a 9 días de cumplir 39 años. Ese año se cumplían 25 años del ingreso del extraordinario goleador a las inferiores del club y por eso armaron la fiesta. El Feo continuó jugando por dos años más. La nota destaca la presencia de Carlos Isola, quien fue el arquero del primer título de Liga en River, en 1920. Además, los compañeros de La Máquina: Juan Carlos Muñoz, José Manuel Moreno, Adolfo Pedernera y Félix Loustau. Oficialmente jugaron juntos 18 partidos. Aquel amistoso ante Peñarol, una década después, fue el último que los hinchas pudieron disfrutar juntos. Como preliminar del amistoso ante Peñarol, hubo un práctica de fútbol del seleccionado argentino que había sido campeón en el Sudamericano de Lima y se preparaba para el Mundial de Suecia. Dirigidos por Guillermo Stábile, golearon 8-1 a Deportivo Español: Julio Musimessi; Pedro Dellacha y Federico Edwards; Fernando Gianserra, Héctor Guidi, Angel Schadlein; Oreste Corbatta, Norberto Conde, Norberto Menéndez (ingresó Miguel Juárez), José Francisco Sanfilippo y Roberto Zárate (Norberto Boggio).

El encuentro ante Peñarol duró 70 minutos, se jugó un primer tiempo de 40 y un segundo de 30 -como este domingo en la Bombonera en la despedida de Riquelme-. Labruna fue el primero en aparecer en el campo de juego y recibió una estruendosa ovación. Para River jugaron: Isola (Amadeo Carrizo); Alfredo Pérez y Federico Vairo; Oscar Mantegari (José Giaimo), Néstor Rossi (Ricardo Ramaciotti) y Pascasio Sola; Muñoz (Miguel Rodríguez), Moreno (Eliseo Prado), Pedernera, Labruna y Loustau (Roberto Zárate). River, que iba puntero en el torneo y ese año fue tricampeón, ganó 1-0 con gol de Rodríguez.

La crónica de El Gráfico y el título para el Feo: Sir Labruna.

La crónica de El Gráfico y el título para el Feo: Sir Labruna.
Antes del encuentro, el primer presidente de River Leopoldo Bard le entregó una plaqueta recordatoria al ídolo millonario. Vale aclarar que estrictamente no fue un partido despedida, porque Labruna continuó jugando en River hasta 1959 y luego actuó en Chile y Uruguay. Pero tuvo su gran reconocimiento en actividad, como ninguno.

Leopoldo Bar, primer presidente de River, saluda a Labruna.

Leopoldo Bar, primer presidente de River, saluda a Labruna.

Antonio Ubaldo Rattín (1970)

Apenas cinco meses después de su último partido oficial, Antonio Rattín tuvo su merecido homenaje en la Bombonera, después de actuar 14 años en el club, disputar 382 partidos, marcar 28 goles y ganar 4 títulos, sumado a una trayectoria de 10 años en la Selección Nacional. El Rata, con apenas 33 años, jugó por última vez el 27 de julio de 1970 ante Banfield (1-0). En el entretiempo, fue reemplazado por Horacio Bongiovanni. Tres meses después, anunció su retiro.

Antonio Rattín y el anuncio en Clarín cuando decidió dejar el fútbol.

Antonio Rattín y el anuncio en Clarín cuando decidió dejar el fútbol.
Pensaba seguir jugando otro poco, pero después del partido con Banfield me dio mucha vergüenza”, afirmó el ídolo en conferencia de prensa y con el presidente Alberto J. Armando a su lado, quien confirmó: “Le haremos un homenaje como el que Rattín se merece. El día 10 de diciembre, en esta misma cancha, que tantas veces lo tuvo como eje central de sus espectáculos. El Rata integrará el equipo boquense que se medirá con un combinado de sensacionales jugadores sudamericanos. Pelé, Carlos Alberto, Jairzinho y Gerson ya nos confirmaron sus presencias”.

El anuncio de la despedida de Antonio Rattín.

El anuncio de la despedida de Antonio Rattín.
Sin embargo, ninguno de ellos estuvo en La Bombonera el día esperado. Pero sí hubo otra fiesta inolvidable. Los dos equipos en la mitad de la cancha, esperaron el ingreso de Rattín, que fue ovacionado por los hinchas. después, los dirigentes le entregaron objetos artísticos y en el entretiempo, el Rata arrojó pelotas a la tribuna.

El abrazo entre Antonio Rattín y Alberto J. Armando.

El abrazo entre Antonio Rattín y Alberto J. Armando.
El encuentro finalizó 1-1 y jugaron, por Boca: Antonio Roma; Rubén Suñé (Armando Ovide), Julio Meléndez (Abel Pérez), Roberto Rogel y Silvio Marzolini; Orlando Medina, Rattín (José Palacios), Ramón Ponce, Hugo Curioni (Ignacio Peña), Nicolás Novelo (Raúl Savoy) y Aldo Villagra (Omar Larrosa). Por Resto de América actuaron: Ladislao Mazurkievicz (Manga); Pablo Forlán, Roberto Perfumo, Atilio Anchetta, Roberto Matosas; Pedro Rocha, Ramón Mifflin, Ignacio Prieto (Daniel Onega); Raúl Bernao, Luis Artime y Oscar Mas.

Jugadores y técnicos en la despedida de Antonio Rattín, en diciembre de 1970.

Jugadores y técnicos en la despedida de Antonio Rattín, en diciembre de 1970.
.

Norberto Osvaldo Alonso (1987)

El 14 de diciembre de 1986, en Tokio, Japón, River venció 1-0 al Steaua de Bucarest y se coronó campeón del mundo al obtener la Copa Europea-Sudamericana. Fue el último partido oficial del Norberto Alonso. Tras esa conquista, el Beto decidió que era momento del retiro y el 29 de enero de 1987 anunció que colgaba los botines. “Pienso que es el momento justo, me retiro en ganador, con todos los honores. Ahora voy a tener más tiempo para dedicarle a mi familia, algo que no podía hacer por las obligaciones profesionales”, contó el exquisito volante que realizó una conferencia de prensa en el Monumental y recibió a tres medios por tanta.

El anuncio del retiro de Norberto Alonso en Clarín, en enero de 1987.

El anuncio del retiro de Norberto Alonso en Clarín, en enero de 1987.
Seis meses después del triunfo ante el equipo rumano, el Beto tuvo su partido despedida. Fue el 13 de junio de 1987, ante un Monumental repleto. “Ese grito de guerra, o de fútbol para decirlo mejor, que hace casi 17 años el hincha de River patentó en el tablón, con su marca registrada, terminó despidiendo a su ídolo en su vuelta olímpica final. Norberto Alonso, con su brazo derecho en alto, saludó a su gente que le respondió como siempre con la “o” sostenida en el Alonso y una avalancha de imágenes pasadas que invariablemente deben haber surgido”, comienza la crónica escrita por Julio Marini. 

La despedida de Norberto Alonso, en la tapa de Clarín.

La despedida de Norberto Alonso, en la tapa de Clarín.
Antel del partido, hubo un amistoso entre las inferiores de River y de San Miguel, y Norberto Alonso (hijo) marcó el único gol del partido. Después, el Beto tomó el micrófono y con la voz entrecortada, le dijo alos hinchas: “Los quiero mucho”. El momento más emotivo fue cuando recibió el beso de Ana, la viuda de Angel Labruna, a quien Alonso recordó en su breve discurso. También, el abrazo con sus hijos Alejandro y Norberto.

El Beto Alonso al salir al Monumental el 13 de junio de 1987, el día de su despedida, ante 85 mil hinchas de River.

El Beto Alonso al salir al Monumental el 13 de junio de 1987, el día de su despedida, ante 85 mil hinchas de River. «Me temblaban las piernas», afirmó.
El partido finalizó 1-1 (goles de Ramón Díaz y Enzo Francescoli) y para River jugaron: Sergio Goycochea; Jorge Gordillo, Nelson Gutiérrez (Jorge Borelli), Oscar Ruggeri, Alejandro Montenegro; Roque Alfaro (Ramón Centurión), Américo Gallego (Néstor Gorosito), Alonso; Antonio Alzamendi (Claudio Caniggia), Enzo Francescoli (Jorge Villazán) y Juan Gilberto Funes (Claudio Morresi). Para las Estrellas, actuaron: Ubaldo Fillol; Eduardo Saporiti, Juan Simon (Jorge Olguín), José Luis Cuciuffo, Adrián Domenech (José Luis Pavoni); Gerardo Martino (Carlos Russo), Sergio Batista (Emilio Commisso), Norberto Ortega Sánchez (Walter Fernández), Ramón Díaz; Walter Perazzo y Sergio Almirón.

La síntesis de la despedida del Beto Alonso.

La síntesis de la despedida del Beto Alonso.

Ricardo Enrique Bochini (1991)

Había jugado su último partido en mayo de 1991 y unos meses después ya ra el técnico de Independiente, en dupla con Carlos Fren. Ricardo Bochini tuvo su despedida mientras era el entrenador del equipo, el jueves 19 de diciembre de 1991, unos días antes de la finalización del torneo Apertura. El encuentro tuvo una particularidad: todos los que compraron plateas participaron de un sorteo de un televisor color y una videocasetera, mientras que los que adquirieron populares, solo de un TV Color. Además, hubo plateas especiales de 100 dólares, con derecho a participar en la rifa de un Fiat Uno 0 km.

Hugo Orlando Gatti nunca tuvo su despedida pero estuvo en la de Ricardo Bochini.

Hugo Orlando Gatti nunca tuvo su despedida pero estuvo en la de Ricardo Bochini.
Fue la última noche de Bochini jugador. La última pincelada de su magia incomparable. La noche de su homenaje. En la que reunió a una multitud para despedirlo, para agradecerle casi veinte años de alegría”, comienza la crónica de Miguel Angel Vicente en Clarín. El partido terminó 6-4 para los actuales de Independiente contra los campeones del 84. El Bocha jugó tiempo para cada uno.

La síntesis de la despedida de Ricardo Bochini.

La síntesis de la despedida de Ricardo Bochini.
Dirigidos por Carlitos Fren, el Rojo del 91 formó con: Luis Islas (Irusta); Ricardo Altamirano, Néstor Craviotto, Claudio Arzeno y Gerardo Meijide (Marcelo Barrera), Néstor Villarreal (Marcelo Morales), Hermes Desio, Dario Siviski (César Zabala), Daniel Garnero (Bochini); Martín Ubaldi (Gustavo Grondona) y Juan Carlos Ibáñez (Gustavo López). Los hombres del 84, dirigidos por el Pato Omar Pastoriza, fueron: Hugo Gatti (Carlos Goyén – Esteban Pogany-); Jorge Olguín (Flavio Zandoná), Hugo Villaverde, Enzo Trossero, Carlos Enrique (Juan Carlos Erba -Osvaldo Pérez- ); Gerardo Reinoso, Claudio Marangoni (Rubén Darío Insua), Norberto Alonso, Bochini (Diego Latorre); Claudio García (José Percudani), Daniel Bertoni (Alejandro Barberón -Marangoni-). 

Cuando el Bocha ingresó al estadio, hubo una suelta de globos rojos y el talentoso volante saludó a los cuatro costados y luego fue hacia el palco oficial, donde lo esperaba el presidente Horacio Sande. Recibió miles de regalos y plaquetas. Cuando se fue, se apagaron todas las luces y un reflector de luz azul siguió al Bocha, quien con los brazos se retirando, para siempre, hacia los vestuarios. Hoy, el estadio lleva su nombre.

Diego Armando Maradona (2001)

El último partido oficial de Diego fue el 25 de octubre de 1997, en el Monumental, en un Superclásico. Fue reemplazado en el entretiempo por Claudio Caniggia aunque el imaginario popular repite que su lugar fue ocupado por Juan Román Riquelme, aunque en la planilla oficial figura que este ingresó por Nelson Vivas. El Diego recién tuvo su partido 4 años después, en La Bombonera.

El partido de despedida de Maradona se dio el 10 de noviembre de 2001. Detrás, Juan Román Riquelme.

El partido de despedida de Maradona se dio el 10 de noviembre de 2001. Detrás, Juan Román Riquelme.
Un partido en el que la Argentina le ganó 6 a 3 al de Estrellas. Con la celeste y blanca, dirigidos por Marcelo Bielsa, estuvieron Germán Burgos; Javier Zanetti, Roberto Ayala, Walter Samuel, Juan Pablo Sorin; Cristian González, Matías Almeyda, Juan Sebastián Verón, Maradona, Pablo Aimar, Claudio López. Ingresaron Mauricio Pochettino, Eduardo Berizzo, Diego Placente, Claudio Husain, Julio Cruz, Pablo Cavallero y Lucas Castromán. Del otro lado, con Alfio Basile en el banco, estuvieron: Oscar Córdoba; Ciro Ferrara, Jorge Bermúdez, Gamarra e Iván Córdoba; Nolberto Solano, Juan Román Riquelme, Carlos Valderrama, Enzo Francescoli; Davor Suker, Hristo Stoichkov. Luego entraron: Fabián Carini, Alvaro Recoba, Leonardo Rodriguez, Lothar Matthaeus, Eric Cantoná, Rubén Aguilera, René Higuita y Careca.

Diego y el Pibe Valderrama.

Diego y el Pibe Valderrama.
Fue una tarde emocionante en la que también se hizo presente O Rei Pelé, silbado por los hinchas cuando fue anunciado. El postre, la frase de Diego bien maradoniana: “Yo me equivoqué y pagué, pero la pelota no se mancha”. El 10 dio la vuelta olímpica por toda la bombonera, saludando a la gente acompañado por sus hijas y algunos sobrinos, mientras de fondo sonaban Los Ratones Paranoicos y su clásico “Quisiera ver a Diego para siempre, gambeteando por toda la eternidad”.

Diego Maradona y una despedida emotiva.

Diego Maradona y una despedida emotiva.

Otras despedidas recordadas y no tanto

Además de Labruna y Alonso, otros cinco jugadores de River tuvieron su fiesta en el Monumental fueron Enzo Francescoli el 1 de agosto de 1999, Ariel Ortega el 13 de julio de 2013, Fernando Cavenaghi el 1 de julio de 2017, Rodrigo Mora el 13 de julio de 2019 y Leonardo Ponzio el 21 de septiembre de 2022. En la Bombonera, hubo un lugar espacial para Martín Palermo el 4 de febrero de 2012, a quien le regalaron el arco. 

Martín Palermo, otro que tuvo la despedida en La Bombonera.

Martín Palermo, otro que tuvo la despedida en La Bombonera.
Dos hermanos tuvieron también sus partidos despedida pero en clubes diferentes. Primero Gabriel Milito, actual técnico de Argentinos, en diciembre de 2013, en la cancha de Independiente. Su hermano Diego, en Racing, en noviembre de 2016. Ídolos en veredas diferentes.

Diego y Gabriel Milito durante el partido despedida del defensor en 2013. (EFE)

Diego y Gabriel Milito durante el partido despedida del defensor en 2013. (EFE)
En Córdoba varios futbolistas fueron despedidos con partidos aún recordados por los hinchas. Sin embargo, el colega Gustavo Farías le cuenta a Clarín que el primero fue Sergio Elvio “La Porposa” García, arquero de Belgrano, el 8 de diciembre de 1966. Al partido homenaje fue invitado el plantel campeón de Racing, el famoso Equipo de José.

El arquero García saluda a los jugadores de Racing en su despedida. Foto: gentileza Gustavo Farías.

El arquero García saluda a los jugadores de Racing en su despedida. Foto: gentileza Gustavo Farías.
El 28 de noviembre de 1979 hubo un homenaje doble en la cancha de Talleres, para Daniel Willington y Antonio Syeyyguil, que cerraba ese año su campaña en Belgrano. Fue un amistoso entre la T y el Pirata que igualaron 1-1.

La despedida de la Araña Luis Amuchástegui. Foto: gentileza Gustavo Farías.

La despedida de la Araña Luis Amuchástegui. Foto: gentileza Gustavo Farías.
También, hubo tributos tardíos. En 1996 fue agasajado Luis Antonio Ludueña, que no estaba pasando un buen momento, por veteranos de Belgrano y Talleres. El 12 de noviembre de 2000, 12 años después de haber dejado Talleres, fue el partido despedida de Daniel José Valencia, al que concurrió Diego Maradona. En 2007, el Luifa Luis Artime, actual presidente de Belgrano, tuvo su partido despedida, mientras que ese mismo año tuvo el suyo la Araña Luis Amuchástegui. En 2012, lo tuvo Juan Gustavo Spallina a 16 años de dejar Belgrano, y en 2016 Alejandro Kenig, a 23 años de su alejamiento de Talleres.

Entradas de la despedida de Daniel Valencia. Gentileza: Gustavo Farías.

Entradas de la despedida de Daniel Valencia. Gentileza: Gustavo Farías.
Ni Gerardo Martino tuvo una despedida como la de Maxi Rodríguez en Newell’s. El colega Carlos Durhand le recuerda a Clarín desde Rosario que el Tata fue transferido en 1996 a O’Higgins de Chile y como parte del pase jugaron dos amistosos, uno en Rosario y otro en Chile, y el volante jugó un partido para cada uno. Algo usual aquellos años en las trasferencias. 

Por el lado de Central, un ídolo como Omar Arnaldo Palma tuvo su despedida el 15 de diciembre de 1999. Estuvieron Angel Zof, César Menotti, el Puma José Luis Rodríguez, entre otros. Desfilaron los juveniles que dirigía el Negro en inferiores y hubo 18.000 espectadores.

El Negro Omar Palma junto a Angel Tulio Zof y César Luis Menotti.

El Negro Omar Palma junto a Angel Tulio Zof y César Luis Menotti.
Mario Alberto Kempes también tuvo su partido homenaje en Arroyito, el 8 de febrero de 1995, en un amistoso del clásico rosarino que fue suspendido por incidentes. El Matador hacía dos años que no jugaba: fue titular y marcó un gol. Pero antes de empezar el segundo tiempo, el árbitro Angel Sánchez suspendió el encuentro porque un proyectil impactó en la cabeza de Jorge Balbis. Hubo 50 detenidos e incidentes en las calles.

Mario Alberto Kempes hizo un gol en su partido homenaje en 1995.

Mario Alberto Kempes hizo un gol en su partido homenaje en 1995.
Dos grandes goleadores también tuvieron su partidos despedida: Alberto Federico Acosta y Esteban Fuertes. Primero el Beto, el 21 de diciembre de 2003, con la camiseta de San Lorenzo, un Nuevo Gasómetro colmado y la presencia de sus padres. Después el Bichi, el 21 de diciembre de 2012, en la cancha de Colón, club en el que más jugó y se convirtió en el goleador histórico. Un año antes, el arquero Roberto Abbondanzieri hizo su partido despedida en Las Parejas, Santa Fe, con la presencia de Martín Palermo y Carlos Bianchi.

El último encuentro despedida hasta estos dos de este fin de semana fue el de Fabián Cubero en Vélez. Poroto se retiró en diciembre de 2019 y se había organizado su partido homenaje para el 28 de marzo de 2020, pero fue postergado por la pandemia del covid-19. Finalmente, se hizo el 6 de mayo pasado, con José Luis Chilavert y el Flaco Ricardo Gareca entre los presentes.

Fabián Cubero en el campo de juego junto a sus tres hijas mujeres, Indiana, Sienna y Allegra. Instagram

Fabián Cubero en el campo de juego junto a sus tres hijas mujeres, Indiana, Sienna y Allegra. Instagram
Seguramente en este recorrido faltan la de algunos futbolistas que también dejaron su huella. Pero las despedidas de Maxi y Román resultaron una buena excusa para recordar aquellos que lograron tener su partido despedida.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS